11.8 C
Puebla
viernes, enero 14, 2022
spot_img

El chopper y licenciado trunco que preside la Coparmex en Puebla

No sorprende que Rubén Furlong sea un bravucón y un desorientado, pues él mismo se define como un analfabeta funcional como así lo dejó ver en una entrevista con Milenio Puebla en la que reconoció que el último libro que leyó “son las noticias y la información (sic)”

Debes leer

¿Qué tan bajo tuvo que caer la Coparmex en Puebla para que un perfil tan mediocre como el de Rubén Furlong sea el que los represente actualmente?

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Justo cuando pensábamos que las cámaras empresariales no podían llegar más bajo, la Confederación Patronal de la República Mexicana en Puebla tocó fondo.

Bien hace Miguel Barbosa en poner en su lugar a estos barones que controlan a la Iniciativa Privada en la aldea, pero que en realidad están muy alejados de los verdaderos empresarios valiosos con los que cuenta el estado, quienes no se afilian a estas agrupaciones de fantoches que solo buscan el beneficio propio a través de cuestionables negocios y de salvedades otorgadas por los diferentes órdenes del gobierno.

El mandatario poblano no está equivocado al ventilar todas las incongruencias de los líderes empresariales, que son los primeros en alzar la voz para criticar a su gobierno, pero que son también los primeros en evadir impuestos, no cumplir con sus obligaciones tributarias y desaparecer durante la pandemia en la que no han donado ni un simple cubrebocas.

Ver: Barbosa y los puentes dorados con el lopezobradorismo

Qué decir cuando en el morenovallismo, de la mano del marginal Fernando Treviño, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se convirtió en benefactor del ignominioso gobierno del siniestro Rafael Moreno Valle a cambio de quedarse callados y esconder la cabeza cuando el expriista de buenas a primeras les aumentó el Impuesto Sobre la Nómina del 2 al 3 por ciento.

Al toparse con pared y no conseguir más exenciones de la administración de Barbosa Huerta, los baroncitos custodios de la IP recobraron la memoria y su ímpetu crítico, pero olvidan que su pasado los condena.

Pero si sus manos hinchadas y sus rodillas raspadas por tanto aplaudirle al morenovallismo no fuese suficiente, sus trayectorias y currículos son algo que los terminan por hundir.

Este es el caso de Rubén Antonio Furlong, quien desde su toma de protesta como el presidente de la Coparmex en Puebla perdió piso y asumió una actitud envalentonada en contra del gobernador Miguel Barbosa y su administración.

¿Qué tan bajo tuvo que caer la Confederación Patronal de la República Mexicana para que un perfil tan mediocre como el de Furlong Martínez sea el que los represente actualmente?

Este reportero intentó pedir entre varios conocidos publicistas y mercadólogos de Pueblas más referencias sobre el valeroso chopper, quien dice coleccionar motocicletas y maratonista aficionado, y no consiguió ningún comentario positivo más que su agencia Furlong Creativos (primer principio básico de Marketing: no uses tu nombre para nombrar a tu empresa) es una más del montón y que ya se autocontrató en la Coparmex para cambiarle la imagen a esta triste agrupación patronal.

Entre los clientes de Furlong Creativos destacan los Gimnasios Exersite, que se fueron a la quiebra hace años; Fundación Empresarios por Puebla, que es un brazo más de la Coparmex; Montacargas Furlong, por si fuera poco; y otros changarritos de medio pelo.

Ver: Florencio Madariaga, detrás de las fake news de Eukid Castañón

¿Quién confiaría sus estrategias de publicidad y de mercado en un licenciado trunco?

Por increíble que parezca, Rubén Antonio Furlong no cuenta con licenciatura terminada y aun así es presidente de la Coparmex en Puebla.

Lo que resulta contradictorio y hasta la posible comisión de un delito si es que firma documentos oficiales como licenciado o maestro, es que Furlong Martínez se describe como Master of Business Administration, por in.Q.ba Escuela de Negocios, una de las universidades preferidas de los empresarios poblanos para abultar sus currículos con grados académicos de oropel.

No sorprende que Rubén Furlong sea un bravucón y un desorientado, pues él mismo se define como un analfabeta funcional como así lo dejó ver en una entrevista con Milenio Puebla en la que reconoció que el último libro que leyó “son las noticias y la información (sic)”.

Tuve de maestro de Literatura cuando estudiaba en el (Instituto) Oriente a Pedro Ángel Palou hijo y nos metía mucho la lectura, así que le agarré el gusto. Hace tiempo leí ‘Los Usurpadores’, hoy en día me he metido mucho en la lectura de noticias e información”, declaró el pasante doblado a presidente de la Coparmex en una entrevista titulada “La motocicleta es mi pasión: Rubén Furlong”.

Si la familia Palou leyera esto se morirían de la vergüenza.

Y es que las críticas vertidas por el caso UDLAP, en el que no tiene nada que ver Barbosa Huerta ni su gobierno; o el tema de la inseguridad en el estado que detonó en un comunicado fuera de lugar luego de que el mandatario poblano reprochó su falta de colaboración con su administración no son el problema, sino que vengan de un usurpador venido a más sin ningún mérito entre los empresarios poblanos más que cuidarle la espalda a Fernando Treviño.

Ver: La nueva chambita de David Méndez (Crítica a un flojo profesional)

Rubén Antonio Furlong bien haría en serenarse un poco, termina la licenciatura o graduarse como técnico profesional, dignificar a los barones de la IP en Puebla y después tender puentes de comunicación con el gobierno del estado antes de que continuar con sus actitudes de valentón de cantina.

Las cámaras empresariales en Puebla ya son una caricatura de lo que llegaron a ser en antaño.

Con estos bueyes nos tocó arar.

O, mejor dicho: esto es lo que hay.

- Advertisement -

Últimas Noticias