14.9 C
Puebla
miércoles, septiembre 15, 2021
spot_img

Al desnudo la estrategia de la precampaña de Lalo Rivera

Debes leer

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Del 2018 al 2021, la entidad poblana habrá atravesado cuatro comicios, dos concurrentes y uno extraordinario. El ritmo vertiginoso en el que entró el estado por los factores políticos, de todos conocidos, ha provocado una seria crisis de gobernabilidad, social y de seguridad, que en gran porcentaje fue provocado por los excesos cometidos por los gobiernos morenogalistas.

El 2020 pinta para ser un año de estabilidad en el que Miguel Barbosa al fin podrá sentarse, al fin, en la silla de gobernador y comenzar a dar los primeros pasos de su plan estatal luego de seis meses que se emplearon para ordenar la casa que le dejaron en ruinas, hipoteca y vacía.

En la capital, el próximo año será un periodo de consolidación para el proyecto municipal de Claudia Rivera como alcaldesa de la Angelópolis tras un año sui géneris en el que se han logrado algunos avances, pero en el que también quedaron asignaturas aún pendientes de resolver.

Aunque el panorama luce mejor para Rivera Vivanco tras superar el primer año de prueba en la Comuna capitalina, la realidad podría poner en algunos aprietos a la alcaldesa emanada de Morena.

Mientras para los gobiernos estatal y municipal, la consolidación de la Cuarta Transformación en Puebla es el objetivo principal de ambos, para la oposición, que encabeza el PAN en la entidad, será un año para preparar el campo de batalla para la elección del 2021.

Quien ya se encuentra en este preámbulo es el ex alcalde Eduardo Rivera, quien buscará por tercera ocasión abanderar a Acción Nacional en la Angelópolis.

Rivera Pérez centrará su precampaña en un esquema territorial y de bases, el cual tendrá como eje las críticas a la administración de Rivera Vivanco, que se enfocará en la aguda inseguridad por la que atraviesa la capital del estado, la calidad de los servicios públicos y el estado de las calles.

Este reportero tuvo acceso a un documento que ya circula entre vecinos de las principales colonias populares de Puebla, en el que se detalla no sólo la estrategia territorial de Eduardo Rivera, sino también las alianzas políticas entre el PAN y el PRI.

Al decir de la circular que obra en poder de quien esto escribe, Acción Nacional y el Revolucionario Institucional formarán al famoso PRIAN, bautizado así por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para los comicios intermedios federales y estatales.

La Mafia del Poder por fin saldrá del closet en el 2021.

El escrito también detalla que el lanzamiento de la precampaña de Rivera, Eduardo, no Claudia, será la próxima semana durante un mitin que se desarrollará en el Salón JP, de la colonia San Manuel.

Tras esto, vendrá la estrategia de redes sociales, que estará basada en una guerra sucia contra Rivera, Claudia, no Eduardo, a través de HashTags como #MeDuelesPuebla, #SoyJovenQuieroSeguridad y #RevocaciónDeMandato.

De hecho, la revocación de mandato será uno de los temas principales de la precampaña de Eduardo Rivera, de acuerdo con el manifiesto que se ha hecho llegar a diferentes colonos de la ciudad de Puebla.

La estrategia del ex edil panista también involucra la pinta de paredes y bardas de la Angelópolis con los mismos HT que se moverán en Facebook, Twitter e Instagram.

Además de las acciones territorial y digital, la precampaña de Lalo también incluye la promoción del ex alcalde en las principales universidades públicas y privadas de la capital. Esta tarea está encomendada a Emmanuel Torres, ex director del Instituto Municipal de la Juventud en la gestión de Rivera Pérez.

Torres estará a cargo de una nueva agrupación universitaria que tendrá la encomienda de “atacar a través de redes sociales al Ayuntamiento y fortalecer la revocación de mandato (sic)”.

De hecho, ex el subordinado de Lalo Rivera ya ha dado algunos visos de la estrategia que en próximos días aumentará su exposición en redes sociales.

Aunque la estrategia del aspirante panista no luce mala, habrá que recordar que su administración también fue criticada por el desmantelamiento de la policía municipal por el pleito con el siniestro Rafael Moreno Valle, por su fallido programa de mil calles y por vulnerar la autonomía del municipio al someterse a los caprichos del extinto ex gobernador, quien lo persiguió hasta lograrlo.

Así, el 2020 será un año de consolidación, pero también de preparación para la elección de mediados del 2021.

Que comiencen las apuestas.

Descarten a Jorgito Aguilar Chedraui

En su entrega del pasado viernes, el periodista Ricardo Morales adelantó que sólo tres perfiles del PAN tienen opciones reales de convertirse en el candidato del albiazul en la capital: Eduardo Rivera, Mario Riestra y Jorge Aguilar Chedraui.

El muy enterado autor de Las Serpientes también incluye a personajes que no se pueden tomar más que una broma de mal gusto como Oswaldo Gabriel Jiménez y Blanca Jiménez.

Al que pueden ir descartando en la lista de aspirantes de Acción Nacional es a Aguilar Chedraui, cuyo expediente con todas las corruptelas que cometió a su paso por la Secretaría de Salud y por el Congreso de Puebla ya obra en el escritorio del gobernador Barbosa.

Aunque para algunos estas carpetas son un mito urbano, la realidad es que no.

El expediente de Aguilar Chedraui no sólo incluye su enriquecimiento ilícito, su emporio inmobiliario y sus negocios automotrices, también detalla cada uno de sus miles de contratos entregados a familiares desde la SSA.

Con esta historial de corrupción, Jorgito no da ni para presidente de alguna junta auxiliar de su natal Xalapa.

Descarten de una vez a Jorgito Aguilar Chedraui.

- Advertisement -

Últimas Noticias