22.1 C
Puebla
sábado, enero 28, 2023
spot_img

Crece el culebrón del Tío Poncho, Luza Esparza y los Lobos BUAP

Debes leer

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La desesperación de Alfonso Esparza por el escándalo en el que se convirtió la efímera historia de Lobos BUAP como equipo de Primera División de la Liga MX se puede oler a kilómetros de distancia.

Publicidad

Aunque el rector de la Benemérita de Puebla ha intentado correr la versión, a través de diferentes periodistas y medios de comunicación, de que la venta del ex equipo licántropo fue un fraude entre los empresarios Mario Mendívil y Alejandra de la Vega, con la complicidad de la Femexfut, la realidad es que el académico sólo está desviando la atención del daño patrimonial que cometió a la máxima casa de estudios del estado.

Y es que el Tío Poncho sabe perfecto que el juicio legal que ha emprendido en contra de Garden Teas, Televisa y en contra de la Federación Mexicana de Fútbol es una batalla perdida, ya que la transacción para extinguir a los Lobos y convertirlos en el equipo Juárez FC está plenamente sustentada bajo los términos jurídicos correspondientes y bajo los reglamentos de la Liga MX.

Al llevar al asunto a los tribunales, Esparza Ortiz únicamente busca lavarse la cara frente al Consejo Universitario y frente a la afición de los Lobos, pues él y su hija Luza Esparza son los únicos responsables del fracaso del equipo de fútbol de la BUAP en el máximo circuito del balompié mexicano y de su desaparición como franquicia de Primera División.

Sin embargo, el caso de desvió de recursos públicos de la BUAP para los Lobos durante la gestión de su hija como presidenta del club ya alcanzó las esferas nacionales en los medios de comunicación.

Ver: Las mentiras del Tío Poncho sobre la venta de Lobos BUAP

Este jueves, El Universal retomó la información que compartimos en este mismo espacio sobre el peculado en el que habría incurrido Esparza al destinar cerca de 500 millones de pesos del presupuesto de la Benemérita de Puebla al equipo de fútbol que fue constituido como una Asociación Civil ajena a la universidad.

El periódico más leído del país no pasó por alto, como sí sucede en la aldea, en donde el dinero de la BUAP sirve para encubrir mediáticamente las corruptelas del Tío Poncho, el delito que tiene a Esparza Ortiz en medio de una investigación interna y que lo tiene en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de Santiago Nieto, por utilizar las arcas públicas a favor de su hija.

De acuerdo con El Universal “La auditoría interna de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla comenzará una investigación al rector Alfonso Esparza por un posible desvío de la institución utilizando al equipo como medio, por una cantidad de 400 millones de pesos.

En esta investigación, que comprenderá del periodo entre 2007 y 2013, estaría involucrada también su hija, Luza Esparza, quien fungió durante mucho tiempo como la encargada de administrar el club y que al final salió con muchos problemas con el grupo que encabeza Mario Mendivil”.

El escándalo de desvío de recursos de Esparza es sólo la punta del icerbeg de todo lo que se esconde en la Benemérita poblana.

El rector de la BUAP no es más que otro integrante del sistema morenogalista que se enriqueció a costa del dinero de los poblanos.

Ver: Investigarán a Esparza y a su hija por desvíos de la BUAP a Lobos: El Universal

Ese sistema que vive sus últimos días en Puebla y que está a punto de ser perseguido por los próximos gobernantes.

Un dato adicional: a oídos del gobernador electo Luis Miguel Barbosa ya llegó el tremendo lío en el que Esparza metió a la BUAP por mantenerle el capricho a su hija de tener un equipo de fútbol.

A pesar de haber vivido los escándalos de las riquezas de Enrique Doger y Enrique Agüera, la propia comunidad universitaria está horrorizada con el patrimonio inexplicable que Alfonso Esparza amasó durante los últimos 6 años.

Los propios universitarios ya lo catalogaron como “el rector que más ha robado a la BUAP”.

Vaya distinción de alguien que empezó como un burócrata de medio pelo de la Universidad Autónoma de Puebla.

La próxima semana daré más detalles de la cloaca en la que Esparza y Luza convirtieron a los Lobos.

A ver ahora quién es el valiente en defender al indefendible Tío Poncho.

Off the Record

Una fuente de extrema confianza le comentó a este reportero que Alfonso Esparza ya planea colocar a su hija Luza en la dirección de Cultura Física de la BUAP luego de su fracaso como presidenta de los Lobos.

El nombramiento, que no necesita ser aprobado por el Consejo Universitario, se haría oficial tras el receso escolar de verano.

Es una lástima que la comunidad universitaria tenga a un pillo como rector.

El colmo del cinismo.

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Últimas Noticias