15.9 C
Puebla
miércoles, septiembre 15, 2021
spot_img

El destino catastrófico del PRIANRD en Puebla para el 2021

Debes leer

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La lucha del poder por el poder mismo ha vulgarizado al PRI y al PAN, que han pasado de la promiscuidad del amasiato a un matrimonio mal visto por todos en México.

Una unión maldita y desprestigiada.

La desesperación de no poder desestabilizar a la 4T ni de menguar, a pesar de todos los ataques sistemáticos, la aprobación de Andrés Manuel López Obrador llevó a Acción Nacional y al Revolucionario Institucional a unir fuerzas, pisoteando sus historias y sus ideologías, con el único objetivo de regresar al poder.

Si algo tenía el PAN es que era visto como el único partido que respetaba su ideología más allá de las coyunturas del poder.

La voracidad no debe confundirse con pragmatismo.

Bajo el slogan “lo peor del PRI ya está en Morena”, el albiazul y el tricolor buscan recuperar algo de lo mucho perdido tras el paso del tsunami lopezobradorista, pero olvidan que “lo peor del PRI” sigue en el ex partidazo, como Mario Marín, Humberto Moreira, Javier Duarte, Luis Videgaray, Ulises Ruiz; así como lo peor del PAN como Guillermo Padrés, Luis Armando Reynoso, Gabino Cué, Miguel Ángel Yunes o los célebres diputables Luis Alberto Villarreal, Alejandro Zapata Perogordo, Martín López o Jorge Villalobos.

De nada sirve que el PRIANRD naciera, vía in vitro, si no los grandes impulsores de esta alianza no se quitan el estigma de gold diggers para lograr que en el país existan contrapesos a la aplanadora de AMLO a nivel federal, con el control total de las dos Cámaras del Congreso de la Unión.

Y es que, para la mayoría de los mexicanos, la alianza del PRI con el PAN no es más que una vulgar maniobra de los exdueños de México para recuperar sus privilegios en menoscabo de la clase obrera y de los pobres.

La sólida y casi imbatible aprobación positiva del hoy presidente de la República parte de una lógica simple: el triunfo de López Obrador fue el triunfo de los pobres.

Al fin “uno de los suyos es presidente”.

Aunque en los cálculos de los líderes del tricolor y del albiazul la suma de uno más uno es dos, la realidad es que esta ecuación matemática debe ser una resta, pues el PRI le resta al PAN al ser el partido más desprestigiado y visto como el más corrupto en la historia de México.

El desprestigio del PRI no puede verse, de ninguna forma, como una suma, si no, como una resta de magnitudes colosales.

A esto habrá que sumar que AMLO es un especialista en implantarse en las ideas del colectivo. El presidente logró, desde el inicio de su sexenio, mostrar a Felipe Calderón, y por ende al PAN, como “más malo de los malos”.

En la naturaleza del mexicano siempre ha estado la dualidad del bien y del mal.

La cultura que se educó y creció con Televisa siempre encontró en las novelas a las buenas y a las malas en las novelas.

López Obrador, aunque no lo sea, es visto como el ‘abuelito bueno’ que procura a los pobres; mientras que Felipe Calderón es ‘el empresario malo y rapaz’ que cogobernó con el narco para bañar de sangra al país.

La muy esperada encuesta que Mas Data, del acertado Pepe Zenteno, publicó la noche del lunes rumbo a la elección intermedia del 2021 deja claro que el bodrio del PRIANRD no tiene cómo vencer a Morena en la lucha por la alcaldía de Puebla y por la mayoría del Congreso del estado.

Ver: Sin Lalo Rivera, megacoalición PRIANRD fracasaría en Puebla capital en 2021: Mas Data (+ENCUESTA)

Y es que, la alianza entre el PAN y el PRI sólo funcionaría si el abanderado de la megocoalición, que también aglutina a las sobras del PRD, es Eduardo Rivera, quien es el único que le garantiza el triunfo al blanquiazul, sin la necesidad de sumar al tricolor.

Aunque algunos podrían ver que el estudio de Mas Data no ofrece nada nuevo en comparación a los anteriores de Campaing & Elections o BEAP, la encuesta de Zenteno da detalles luminosos en torno a la coalición del PRIANRD.

El sondeo demuestra que Acción Nacional está perdido sin Rivera Pérez en la boleta, pues en otros dos escenarios con Genoveva Huerta o Susana Riestra como posibles abanderadas del PRIANRD en la Angelópolis, Morena retendría la alcaldía de la capital, ya sea con Gabriel Biestro, quien tiene los mejores números, al decir de Mas Data, o con la actual edil Claudia Rivera.

Es decir, el matrimonio maldito del PRI y del PAN está destinado al fracaso y sólo depende de la figura de Lalo Rivera, quien se aleja cada vez más de la postulación por los caprichos y fobias del triunvirato conformado por Genoveva Huerta, Eduardo Alcántara y Fernando Manzanilla, quienes controlan los destinos del panismo en la aldea.

Desde Mariano Piña Olaya, pasando por Melquiades Morales y Mario Marín, hasta el siniestro Rafael Moreno Valle, utilizaron al PAN o al PRI, respectivamente, para sus fines perversos, pero jamás se atrevieron a formalizar una alianza, pues los acuerdos debajo de la mesa eran más que evidentes. La victoria del PRIANRD depende de las condiciones de Eduardo Rivera.

Desde la dirigencia, su planilla de regidores y las diputaciones locales y federales de la capital para su grupo.

¿Genoveva estará dispuesta a entregarle todo esto al odiado Lalo?

Los números mostrados por Mas Datas sólo demostraron el destino catastrófico del PRIANRD en Puebla para el 2021.

Un matrimonio que sólo funciona por el hijo pródigo, a quien el resto de la familia no quiere.

¡Vaya encrucijada!

- Advertisement -

Últimas Noticias