17.9 C
Puebla
lunes, septiembre 13, 2021
spot_img

El fracaso (uno más) de la Ley Mordaza de Genoveva Huerta

Debes leer

Veremos si Genoveva Huerta sigue con sus intentos de atentar contra la libertad de expresión una vez que la salga por la puerta trasera del Comité Directivo Estatal al perder su reelección que tanta la obsesiona

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Genoveva Huerta sumó un nuevo fracaso a su cada vez más deteriorada y decadente carrera política.

“La Jefa Geno” lleva tres años, del 2018 al 2021, acumulando derrotas y ridículos como aspirante, candidata y dirigente charra del PAN en Puebla.

En el 2018, Huerta Villegas fue barrida en la elección por la diputación local 9, de Puebla capital, por su rival de Morena, Leonor Vargas.

Ver: Apuntes sobre la LXI Legislatura del Congreso del estado

En un acto de misericordia y lástima, la difunta Martha Erika Alonso impuso a Genoveva como la presidenta del Comité Estatal de Acción Nacional en Puebla como premio de consolación tras su ridícula actuación en los comicios de ese año.

Ya sin los Moreno Valle y en plena orfandad, Huerta Villegas no tuvo más remedio que rendirse ante los pies de Fernando Manzanilla, quien le colocó a Eduardo Alcántara como su asesor y el verdadero poder detrás del trono azul.

Con “Tigre Blanco” Manzanilla ordenando desde las sombras el rumbo del panismo poblano, “La Jefa Geno” continuó acumulando fracasos en su currículo, pues en el 2019 le entregó el interinato al PRI para hacer gobernador a Don Guillermo Pacheco Pulido.

Ese mismo año, Genoveva Huerta tuvo que cargar con la derrota del PAN en las elecciones extraordinarias al impulsar a un perfil no solo ajeno, sino que aborrecía al partido azul y al morenovallismo como Enrique Cárdenas.

La lista de fracasos de la vergonzante lideresa panista siguió abultándose un mes después de concluirse los comicios supletorios del 2019, pues en agosto de ese año no pudo imponer a Eduardo “Rasputín” Alcántara al robarse la elección interna por la dirigencia del Comité Directivo Municipal de Puebla.

Ya en el 2021, la decadente carrera política de Genoveva Huerta acumuló un nuevo fracaso al no lograr bloquear a Eduardo Rivera de la candidatura a la presidencia municipal de la Angelópolis, nominación con la que ya se hacía en la bolsa a pesar de sus raquíticos y marginales porcentajes de conocimiento y rentabilidad electoral.

Fue precisamente a finales del 2020 cuando Huerta Villegas comenzó con una locuaz estrategia para imponerse como la abanderada del PAN en la Angelópolis, la cual involucraba una descarado agandalle, la exclusión e incluso expulsión de Eduardo Rivera y una embestida en contra de los medios de comunicación críticos de su caótica gestión al frente del partido e incomodos para sus excesivos intereses.

En este mismo espacio di cuentas de las denuncias que “La Jefa Geno” promovió ante el IEE en contra de quien este escribe, de Arturo Rueda, director de Diario Cambio; y de Ricardo Morales, director de Efekto 10 y conductor del noticiero matutino de la Ke Buena, acusándonos de violencia política con razón de género por ser los tres principales periodistas que hemos exhibido sus abusos al interior del PAN, su enriquecimiento ilícito y sus nexos innegables con Manzanilla y Eduardo Alcántara.

Ver: Voto electrónico BUAP y la tentación de fraude de Alfonso Esparza

El objetivo de Huerta era claro: buscar amordazar a los medios de comunicación para evitar que, en caso de ser la candidata del PAN al Ayuntamiento de Puebla, se hablara de forma negativa de ella o se le criticase durante las campañas electorales.

Sobra decir que Genoveva Huerta, como era obvio, fracasó en sus intentos de representar a Acción Nacional en la elección por la presidencia municipal de Puebla, por lo que su plan de ruta tuvo que abortarse.

Sin embargo, la lideresa panista siguió con su atentado contra la libertad de expresión.

La mañana de este jueves, el Pleno del Tribunal Electoral del Estado de Puebla mató la Ley Mordaza de Huerta Villegas al solo fincar una amonestación pública en contra de este reportero por considerar que mis columnas en contra de la dirigente impuesta panista incurrieron en violencia de género.

Sin embargo, la resolución de los magistrados dejará insatisfecha a Genoveva, quien, sin lugar a dudas, buscaba que los tres periodistas antes mencionados, y otros compañeros, pudiéramos criticarla y solo escribir para alabarla o aplaudirla a ciegas a pesar de sus constantes fracasos y fallos.

Las denuncias de Genoveva Huerta solo demuestran que el buen periodismo incomoda, es perseguido y busca censurarse, por eso es que solo sus tibios y marginales voceros dieron eco a la resolución del TEEP, esos que también se beneficiaron con apenas unas migajas y las sobras que la repudiada Claudia Rivera les aventó.

Si a “La Jefa Geno” le molesta que utilice los calificativos “marginal”, “limitada” y “radical” para referirme a su carrera política, y que critique su “obeso patrimonio”, evitaré ya no ocupar estas palabras cuando exhiba sus desventuras, sus fallos y pifias como lideresa del PAN.

Una amonestación pública bien vale la pena cuando se trata de exhibir a pillos y corruptos.

Así, Genoveva Huerta suma otro fracaso en su ya larga lista de bochornosas caídas.

Veremos si la futura diputada federal sigue con sus intentos de atentar contra la libertad de expresión una vez que salga por la puerta trasera del Comité Directivo Estatal al perder su reelección que tanta la obsesiona.

Sin duda, Huerta piensa que el poder es eterno y no ha entendido los nuevos tiempos de la política en Puebla.

Ver: ¿Habrá ‘Pachecazo’ en el Sindicato del Ayuntamiento con Lalo Rivera?

Una vez más, Doña Genoveva: no nos dejaremos amedrentar ni amenazar por intolerantes ni soberbios.

Aquí seguiremos alzando la voz y criticando a nuestro estilo lo que consideremos pertinente y lo que la libertad de expresión lo permita.

A ver quién se cansa primero.

- Advertisement -

Últimas Noticias