spot_img
spot_img
domingo, febrero 5, 2023
spot_img
spot_img

El guajiro de la Coparmex en la era barbosista

Debes leer

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Tras años de docilidad y complicidad en los gobiernos de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali, los patrones en Puebla buscan quitarse la cobija y despertar como un bloque opositor durante el gobierno de Luis Miguel Barbosa.

Publicidad

Lo que no hicieron a lo largo de casi una década, en la que engrosaron sus carteras con salvedades y canonjías por parte del morenogalismo a cambio de su silencio y ostracismo, los líderes empresariales ahora buscan emprender una inaudita postura crítica en la naciente administración barbosista.

El boicot a la campaña del ahora gobernador de Puebla en el 2018 por parte de las cámaras empresariales y el apoyo al Fraude Electoral que orquestó a Moreno Valle para imponer a su esposa Martha Erika Alonso como la titular del Ejecutivo local son parte de los agravios que Barbosa no olvida.

Las palabras del empresariado pierden todo valor al revisar su pasado.

Tras tocar la puerta del mandatario poblano el mismo día de su triunfo el pasado 2 de junio, a los caballeros custodios de la Iniciativa Privada de la aldea les quedó claro que se acabaron los privilegios y las prebendas de las que gozaban en la administración pública.

Con el rechazo en la frente, a los empresarios morenovallistas, encabezados por Fernando Treviño y José Antonio Quintana, no les quedó de otra que acomodarse en la pobre oposición en el estado, en la que también se encuentran las viudas y huérfanos de Rafael y Martha Erika.

Ahora, los líderes de la Coparmex en Puebla quieren emular la estrategia de su presidente a nivel nacional, Gustavo de Hoyos, quien busca reagrupar a toda la derecha empresarial en el país con miras al 2021 y 2024.

El periodista Álvaro Delgado desnudó en su último reportaje publicado en la Revista Proceso las intenciones del presidente de la Coparmex de convertirse en el verdadero bloque opositor del presidente Andrés Manuel López Obrador ante las blandengues posturas del PAN y del PRI tras su catastrófica derrota en los comicios del año pasado.

De acuerdo con el también escritor, el líder empresarial está impulsando el proyecto “Alternativa por México”, que busca reclutar en el país a 6 mil 600 ciudadanos, de los que surjan al menos mil 320 líderes que, tras ser seleccionados y capacitados, se conviertan en “agentes ciudadanos del cambio” o candidatos a alcaldes, diputados locales o federales en las elecciones intermedias del 2021.

“Un “aliado estratégico” del proyecto es el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) que, a través de su Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno, que dirige Alejandro Poiré, secretario de Gobernación de Felipe Calderón, capacitará a los “líderes” que estarán listos para participar políticamente en las elecciones intermedias.

Entre los “instructores” definidos para el plan de Coparmex-ITESM se enlistan, además del propio Poiré –quien reclutó a Carlos Urzúa tras su renuncia a la Secretaría de Hacienda del gobierno de López Obrador–, al diplomático Miguel Ruiz Cabañas, el exfuncionario de Pemex Carlos Elizondo Mayer-Serra, al analista Jesús Silva Herzog-Márquez y al exconsejero electoral Arturo Sánchez Gutiérrez

El documento de la Coparmex-ITESM, de 39 hojas, que prevé realizar foros de reclutamiento en 22 estados del país, el primero de los cuales se tiene previsto iniciar el 15 de agosto en Saltillo, Coahuila, todos bajo la dirección de los Centros Empresariales locales y utilizando su propia infraestructura”.

Hasta aquí la reveladora cita del periodista.

Treviño y Quintana anhelan, sin pies ni cabeza, aplicar un símil en Puebla al plan que ya puso en marcha el presidente de la Coparmex en México.

Sobra decir que la punta de lanza de este bodrio será la Upaep, universidad que en los próximos días entrará en otra batalla legal entre las familias García y Quintana por la propiedad de dicha institución, de la que Fernando Treviño y José Antonio Quintana forman parte en temas legales y administrativos.

La derecha empresarial busca radicalizarse en la era barbosista.

Por eso, las declaraciones realizadas en los días previos a la toma de protesta de Barbosa Huerta para respaldar el derroche discrecional y millonario que Tony Gali hizo a su Smart City y la súplica de no borrar los logos y apellidos de Moreno Valle de los edificios públicos, no fueron, para nada, obra de la casualidad o fortuitas.

La Coparmex en Puebla buscan ser la oposición que los líderes panistas de la aldea no han podido ser.

Un guajiro que sólo parece ser algo sólido en las mentes obnubiladas de Treviño y Quintana.

Y es que el dinero podrido que ambos líderes del empresariado aún siguen apestando la sede del CCE y de la Coparmex.

Todos conocen con qué mano cobraban Fernando Treviño y José Antonio Quintana.

¿Con qué calidad moral buscan los patrones de Puebla erigirse como una oposición en el estado cuando en el pasado fueron comparsas de los abusos y excesos de Moreno Valle y Gali?

No cabe duda que la oposición aún llora por sus anteriores amos.

Se pueden ir secando esas lágrimas con los billetes con hedor a humedad que recibían mes a mes de Gali y Moreno Valle.

Otros a los que la fiebre de Enrique Cárdenas ya los contagió.

Un nuevo complot mongol al que Miguel Barbosa pronto le dará la vuelta.

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Últimas Noticias