14.9 C
Puebla
martes, septiembre 14, 2021
spot_img

Gerardo Islas, Fuerza Social por México y su registro como partido político nacional

Debes leer

Historias un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La recomposición del sistema político en México también incluye un reacomodo de la democracia en el país, por lo que el 2020 será el año en el que nuevos partidos nacerán con dos claros objetivos: sumarse al barco de Morena o ser contrapeso de la Cuarta Transformación y del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aunque en el papel, México Libre, partido político impulsado por Felipe Calderón y Margarita Zavala, se plantea como el gran opositor del lopezobradorismo una vez que el PAN perdió rumbo y fuerza tras la hecatombe del 2018, la realidad es que el darle free pass al instituto del ex presidente de México es una maniobra muy bien calculada por López Obrador, ya que esto representa un golpe al corazón de Acción Nacional, que verá mermada su fuerza al generarle una hemorragia interna al quitarle uno de sus grupos de mayor peso.

Así, el registro nacional de México Libre es un paso seguro para AMLO y su proyecto de nación, pues con esto debilita al PAN, mantiene a raya a los Calderón con un partido en ciernes y divide el voto de la derecha rumbo a los comicios intermedios del 2021 y el proceso de sucesión del 2024.

En cuanto a la cancha de la izquierda, dos partidos se perfilan para ser los principales aliados de Morena para fungir como sus partidos satélites: Redes Sociales Progresistas, que es la versión 2.0 de Nueva Alianza con “La Maestra” Elba Esther Gordillo en el timón; y Fuerza Social por México, el cual está relacionado con Pedro Haces Barba, sobrino del extinto líder cetemista Leonardo Rodríguez Alcaine, mejor conocido como “La Güera Rodríguez”.

Además de la carrera por alcanzar su registro nacional como partido político, las Redes Progresistas y Fuerza por México también compiten por ganarse el corazón de López Obrador, quien ya ve a estos dos partidos políticos como sus satélites para sus estructuras alternas para las elecciones venideras.

Los dos futuros partidos afines al Movimiento Regeneración Nacional tienen un factor común: ambos están dando asilo a nivel nacional y en todos los estados a cuadros desechados por el PRI, Nueva Alianza, Verde Ecologista, PRD y hasta panistas resentidos.

En cuanto a la esfera local, no se puede perder de vista el trabajo que Gerardo Islas está realizando en todo el país desde la dirigencia nacional de Fuerza Social por México. El diputado local, quien ya no es militante del Panal, es el encargado de la Dirección y Planeación del que será el partido obrero en México.

Islas Maldonado, quien tiene una añeja relación y el respaldo total de Haces Barba, ha llevado a FSM a superar ya en mes y medio las asambleas realizadas por Redes Sociales Progresistas.

En poco más de 40 días, el ex morenovallista organizó con éxito 12 asambleas en los estados de Oaxaca, Querétaro, Morelos, Michoacán, Ciudad de México, Chiapas, Tabasco, Estado de México, Puebla, Campeche, Veracruz y Zacatecas, todas ellas superando, por mucho, las 3 mil personas requeridas por el INE.

De hecho, en esta docena de asambleas ya validadas por la autoridad electoral, Islas Maldonado, en conjunto con con Reynol Neyra y Cecilia Loria, lograron la afiliación de más de 156 mil personas. Las entidades en las que Fuerza por México tiene más presencia son Estado de México, Ciudad de México y Veracruz.

Se dice fácil, pero no lo es.

Ahí están los ejemplos en la aldea de Paola Migoya y Enrique Cárdneas, quienes fracasaron en su intento por conformar sus propios partidos políticos estatales. Al igual que en el 2018 y 2019, la Tía Pao y la “Fichita” Cárdenas no lograron la afiliación ni de sus familiares para que el IEE les otorgase sus registros.

En puerta, FSM ya tiene 16 asambleas más en las que se tiene proyectada la afiliación de más de 180 mil personas.

En total, Fuerza Social por México tendrá un padrón de 332 mil militantes para encaras, en alianza con Morena o en solitario, las elecciones intermedias del 2021.

Aunque Gerardo Islas ha sido duramente criticado por su salto a la Cuarta Transformación tras su paso por el morenovallismo, en el que forjó su carrera política de la mano del siniestro Rafael Moreno Valle, los hechos, una vez más, lo dejan bien parado, ya que además de su cercanía con Pedro Haces, la construcción de las bases del partido que será el brazo obrero de Morena para el resto del sexenio de López Obrador.

Las veces de la CTM con el PRI.

Ambos en peligro de extinción.

Para bien o para mal, Islas Maldonado sigue siendo tema de columnas y noticias. El ex morenovallista mantiene su vigencia y su músculo político para los procesos electorales en puerta.

El reacomodo del tablero geopolítico del país ya está en marcha.

Ahora veremos cómo se acomodan las fuerzas políticas en Puebla.

Se empiezan a colocar las piezas del ajedrez para el 2021.

- Advertisement -

Últimas Noticias