Jacinto Herrera y Dalhel Lara se cobran a la mala sus bonos por solapar el fraude electoral

El dúo dinámico Jacinto-Dalhel ha maquilado todo un fraude en contra de los consejeros distritales, municipales y en contra de los trabajadores de estos órganos, quienes fueron contratados con salarios muy bajos para coadyuvar en la organización y operación de las elecciones del primer domingo de julio.

Historias de un reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

Jacinto Herrera, consejero presidente del IEE, está aprovechando cada segundo al frente del máximo órgano electoral de Puebla para hacerse de una jugosa pensión a sabiendas de que en cualquier momento el morenovallismo lo puede dimitir como a un pañuelo desechable pese a ser el plomero predilecto durante los comicios del primero de julio.

Herrera Serrallonga, quien llegó sin ningún mérito a la presidencia del Instituto Electoral de Puebla, tiene claro que un día puede despertar desterrado del paraíso de Moreno Valle, al igual que le sucedió a su antecesor Armando Guerrero, quien fue menospreciado por el grupo del esposo de la gobernadora electa Martha Erika Alonso, una vez que cumplió con sus turbias encomiendas al frente del IEE.

El hijo del ex director de Asuntos de la SEP en el sexenio morenovallista, Jacinto Herrera Rivera, no sólo goza de un beca de más de 65 mil pesos al mes por defender a capa y espada los intereses de Rafael Moreno Valle en cada una de las elecciones que le ha tocado operar al frente del Instituto Electoral poblano, 2016 y 2018, sino que tiene bajo su control un presupuesto de 847 millones de pesos.

Durante las pasadas elecciones en Puebla, la parcialidad de Herrera Serrallonga fue más que evidente (más que en los comicios de dos años antes en los que Tony Gali se alzó con la victoria y Blanca Alcalá fue la primera víctima de violencia política de género al ser desamparada por los órganos comiciales locales), pues se inventaron sanciones inverosímiles para proteger a Martha Erika Alonso, minar a Morena y a su candidato Miguel Barbosa e inclinar la balanza, a través de chicanas legaloides y retrocesos hacia la democracia, a favor del PAN y de su abanderada.

Por lo anterior, Jacintito Herrera siente que el morenovallismo le debe un bono por buen rendimiento laboral.

Sin embargo, el presidente del IEE tras toparse con la negativa de una compensación por solapar el fraude electoral en la entidad poblana, decidió cobrarse a la mala dicho bono en contubernio con la secretaria ejecutiva del órgano, Dalhel Lara Gómez.

El dúo dinámico Jacinto-Dalhel ha maquilado todo un fraude en contra de los consejeros distritales, municipales y en contra de los trabajadores de estos órganos, quienes fueron contratados con salarios muy bajos para coadyuvar en la organización y operación de las elecciones del primer domingo de julio.

De acuerdo con un correo electrónico anónimo que hicieron llegar al correo de este reportero, Herrera Serrallonga ordenó a Lara Gómez cancelar los últimos tres pagos, gastos operativos y viáticos para los 217 consejos municipales y para los 26 distritales a pesar de que dichas partidas ya fueron reportadas como erogadas por la Secretaría Ejecutiva del IEE.

La fuente anónima asegura que el IEE pidió a los consejos municipales y distritales asumir los gastos operativos y de comidas durante el último mes del proceso electoral en Puebla bajo la promesa de pagar estas compras, pero a la fecha, ni Jacinto Herrera ni Dalhel Lara han dado la cara para cumplir con sus deudas.

El presupuesto con el que IEE contó este año para gastos administrativos es de 180 millones de pesos, de estos, 19 millones 549 mil pesos, es decir el 10.55 por ciento, corresponde a los sueldos de los siete integrantes del consejo general.

En tanto, órgano electoral gastará 8 millones 409 mil 240 pesos por concepto de sueldos de los integrantes de los 217 consejos municipales y 26 consejos distritales, según un reportaje de e-consulta.

Saque usted sus propias cuentas para imaginar cuánto se están clavando Jacintito y Dalhel.

No cabe duda que la mezquindad y la gandallez son los valores que marcarán la presidencia de Jacinto Herrera.

Bendita democracia de nuestra aldea.

¡Qué pinche descaro!

A continuación, se reproduce el e-mail enviado a quien esto escribe:

Buenos días.

 Soy trabajador de un consejo municipal, pero por cuidar mi integridad y la de mi familia omito mi nombre y el consejo para el que trabaje en las elecciones pasadas.

Llevamos desde finales de abril sin cobrar nuestro salario y nadie nos da respuesta en el Instituto Electoral.

 Hemos buscado al presidente Jacinto Herrera y a la secretaria Dalel Lara (sic) pero nos están evitando.

 El Instituto se comprometió a pagar gastos de comida y de renta de sillas y mesas y dejan embarcado a los consejos municipales y distritales ya que el presupuesto que se les dio fue un mínimo y querían que con eso se hicieran milagros de darles 3 alimentos al día a personal de los consejos y representantes de partidos políticos con 2 mil pesos para una semana, el instituto electoral del Estado tiene un presupuesto excesivo y no es posible que no quieran cubrir todo el consumo y gastos que se realizaron durante la jornada electoral, el día de la elección y los días de reencuento, ahora resulta que los presidentes consejeros y secretarios deben de cubrir esa monto

 Tan es así que a esta empresa no le quieren pagar por el material que presto en renta para la jornada y a otras empresas más los hayan despojado de su propio material como mesas sillas lonas en el momento de hacerlas perdidas y hacer responsable a los consejos

 Por buena fuente se sabe que la secretaria ejecutiva Dalel Lara Gómez se comprometió a pagar y hacer los reembolsos necesarios y al día de hoy no da la cara para aclarar esta situación, ya que la secretaria ejecutiva y el departamento administrativo están Coludidos para este fraude y quedarse ellos con el dinero alterando los gastos que jamás han pagado.

 Muchas gracias por su tiempo.