spot_img
spot_img
jueves, febrero 9, 2023
spot_img
spot_img

Los titiriteros que mueven los hilos de los policías estatales en paro

Debes leer

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Detrás de cada rebelión hay intereses ocultos que buscan un beneficio personal, ya sea económico o de poder.

El dicho reza que en política no hay sorpresas, sólo sorprendidos.

Publicidad

Nada es fortuito.

A pesar de que los mismos liliputienses de siempre intentaron politizar una vez el paro de los uniformados de la Secretaría estatal de Seguridad Pública, el cual estalló la mañana de este martes, los propios efectivos dejaron claro que la rebelión no es contra el gobierno ni contra Miguel Barbosa.

De hecho, los policías estatales, al decir de sus consignas expresadas en las pancartas y lonas mostradas durante el paro, se dijeron a favor del mandatario poblano y de su administración.

Si bien, los policías estatales tienen una motivación coyuntural, pero válida, para irse a huelga de brazos caídos al exigir un bono funerario y mejores condiciones sanitarias al estar expuestos durante la emergencia sanitaria por la epidemia del Covid-19; los uniformados también destaparon otra cloaca que heredó el siniestro Rafael Moreno Valle a la gestión de Barbosa Huerta: sus salarios siguen siendo los mismos desde hace 10 años.

Ver: La corrupción en las corporaciones policíacas de Puebla (Primera Parte)

En pocas palabras, desde que Moreno Valle instauró su dictadura en el estado, al estar al frente de tres gobiernos —uno oficial y dos de facto—, jamás existió un aumento salarial para los miles de policías estatales que día a día se juegan la vida en las calles y carreteras de la entidad.

Sin embargo, lo que resulta sospechoso, por decir lo menos, es la subversión contra Raciel López Salazar, titular de la SSP, y contra su grupo de trabajo, que en su mayoría está compuesto por colaboradores que lo acompañaron en Chiapas a su paso por la Fiscalía de dicho estado.

Los efectivos de la Policía Estatal dejaron muy claro con el llamado “Grupo Chiapas” y su falta de empatía con el resto de la corporación, pues, al decir de los rijosos, los enviados de López Salazar jamás se presentaron con sus subordinados ni han tenido alguna cortesía con ellos.

Este reportero pudo investigar que detrás del movimiento de los policías estatales existe un grupúsculo bien identificado que perdió posiciones primordiales en la estructura de la SSP desde la que hacían negocios por debajo del agua y por encima de la ley.

Y es que desde la llegada de Raciel López Salazar, además de los buenos resultados en la lucha contra el narco, el cual ingresó al estado durante el oscuro régimen morenovallista, y la baja en la incidencia delictiva, se inició una limpia al interior de la Secretaría de Seguridad Pública y una purga de manzanas podridas que habían ensuciado la insignia de la corporación.

En este mismo espacio, quien esto escribe detalló que en la era morenovallista, la “Hermandad”, regresó a las entrañas de la SSP, una vez que Ardelio Vargas, ex titular de la corporación y hoy asesor estrella de Barbosa en temas de seguridad, desmanteló a este grupúsculo, que encabeza Alejandro Ramírez Ulloa.

Ver: La corrupción en las corporaciones policíacas de Puebla (Segunda Parte)

Para nada resulta una eventualidad, que, a pocos meses del regreso de Vargas Fosado a Puebla, exista una revuelta en la Secretaría de Seguridad Pública.

Una vez más: en política nada es casualidad.

¿Quién o quiénes están nerviosos con el buen trabajo de Raciel López Salazar al frente de la SSP?

¿Por qué le temen tanto a la mano dura y la disciplina de Ardelio Vargas?

¿Algunos hombres del círculo rojo que ansían por volver a la escena política en el 2021 están avivando esta rebelión?

En una próxima entrega de las Historias de un Joven Reportero dará los nombres y apellidos de los uniformados, quienes mueven los hilos de los policías estatales en paro.

Al tiempo.

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Últimas Noticias