19.9 C
Puebla
miércoles, septiembre 15, 2021
spot_img

Morena vs Morena

Debes leer

Morena, desde lo nacional, estatal y municipal, muestra una sola cara en la mayoría de quienes aspiran a un puesto de elección popular, intentarse quedar en el cargo, valiéndoles de manera definitivamente el encargo

Causa y Efecto

Por: José Antonio de la Vega Moreno / @Tono_delaVega

La visita del líder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) Mario Delgado a Puebla al pre cierre de sus candidatos a presidentes municipales, diputados federales y locales, solo agudizó y acabó por exhibir la altísima división política y partidista en su interior.

Al mismo tiempo salió a relucir la irresponsabilidad política que cargan desde 2018 -cuando aterrizaron en el poder- misma que mostraron tras el hacinamiento en tiempos de pandemia provocado por su movilización presentada en el clásico salón Country de San Manuel, recinto icono del priismo es sus mejores tiempos.

MORENA no está dividido, está hecho añicos.

MORENA no está completo, es un verdadero rompecabezas.

MORENA no es un monstruo -porque hasta la bestia más horrible tiene su encanto- es un Frankenstein.

El partido en el poder desde el nacional, estatal y municipal, muestra una sola cara en la mayoría de quienes aspiran a un puesto de elección popular, intentarse quedar en el cargo, valiéndoles de manera definitivamente el encargo.

MORENA es su propio enemigo.

MORENA es su propio verdugo.

MORENA es su propio destructor.

Lo que vimos la tarde de este jueves en su concentración política, no fue más que el reflejo en el espejo de su propio ego político, no querer ver la dirigencia nacional el enorme polvorín que es su Instituto político.

Candidatos a los puestos de elección popular de MORENA tienen una enorme tarea, destruir a su antagonista político que es precisamente MORENA.

¿O no?

Ver: Puebla, cuidado

Señor presidente, no es amarillismo

El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, señaló que lo que ocurre a lo largo y ancho del territorio nacional en el proceso electoral más grande de la historia, es amarillismo, luego de que los medios informan y dan a conocer la agresión y muerte de aspirantes a distintos puestos de elección popular.

Señor presidente, no es amarillismo, es informar que es la contienda electoral más cruenta de la historia y le explota en las manos.

Señor presidente, no es amarillismo, deje de culpar a los medios de la ineficiente seguridad. Deje su frase “abrazos, no balazos” y actúe en consecuencia como jefe de estado y no como candidato -como siempre- ahí hay 88 cadáveres de políticos que lo sugieren.

- Advertisement -

Últimas Noticias