spot_img
spot_img
domingo, febrero 5, 2023
spot_img
spot_img

Por huachicol y carteles de droga detienen trabajos en el Telescopio Milimétrico

Debes leer

Por: Staff El Incorrecto / @elincorrectomx

Las ciudades de Puebla, Morelia, Guanajuato y Cuernavaca son puntos marcados por hechos violentos por la operación de los carteles de la droga que están afectando las labores de investigadores, documentó “Nature”, la revista científica más importante del mundo.

En su edición de esta semana, el medio de comunicación difundió la suspensión de las labores en el Gran Telescopio Milimétrico “Alfonso Serrano” y el observatorio de rayos gamma HAWC después de que aseguró “que secuestraron a un empleado” del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) que viajó hacia la Sierra Negra de Puebla.

Publicidad

“En el estado de Puebla en México, el año nuevo comenzó con noticias inquietantes. Su trabajo de sondeo de la formación y evolución de estrellas, planetas, agujeros negros y galaxias se había suspendido hasta nuevo aviso, después de un aumento en la actividad del cartel de la droga alrededor de Sierra Negra, el volcán extinto que alberga el telescopio. La última gota llegó en diciembre, cuando uno de los empleados de la instalación fue secuestrado”, refiere el reportaje titulado Violentos carteles de la droga sofocan la ciencia mexicana.

Ahí Alberto Carramiñana, un astrofísico de INAOE que trabaja en el Observatorio de Cherenkov de Agua a Gran Altitud (HAWC) de Puebla señala que desde el 9 de enero se cancelaron las visitas a los laboratorios por la inseguridad.

No obstante, la noticia se hizo pública a principios de febrero en los medios locales y el día 7 de dicho mes, funcionarios de seguridad del gobierno estatal anunciaron medidas de protección para los analistas que les permitirán retomar sus áreas de trabajo la próxima semana.

David Ledesma, un portavoz del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (Conacyt) expuso que nadie ha documentado los efectos del crimen organizado en la comunidad de investigadores mexicanos.

Mercado negro de gasolina impulsa violencia cerca del GTM

Mientras en el mercado negro de la gasolina, conocido como huachicol, está impulsando la violencia cerca del Gran Telescopio Milimétrico (LMT), el ecologista de paisajes Camilo Alcántara, de la Universidad de Guanajuato, afirma que su equipo está confiando menos en las mediciones de campo y más en las imágenes satelitales para estudiar los cambios en el uso del suelo por la delincuencia.

David Hughes, astrónomo del INAOE y director del telescopio de Puebla, dijo que las tuberías de combustible pasan muy cerca de Sierra Negra, y “el área se ha vuelto más peligrosa a medida que los carteles de la droga de México se han movido para explotar las tuberías y vender la gasolina robada”.

Los científicos están presenciando los efectos colateral de la inseguridad

El 28 de enero, Blanco García recibió una llamada telefónica de uno de sus colaboradores en Tierra Caliente, un área disputada por los cárteles de la droga. Los miembros de la comunidad que trabajaron con Blanco García habían recibido amenazas de muerte de pandillas locales que querían que dejaran de monitorear las poblaciones de guacamayos militares (Ara militaris), una especie vulnerable de loro. Los carteles sintieron que la investigación había enfocado demasiados ojos curiosos en el área.

«Lloré de frustración», dice Blanco García. Se suponía que visitaría a sus colegas a fines de enero, pero ahora no está seguro de cuándo regresará.

Otro testimonio es el de Mariela Fuentes Ponce, agrónoma de la Universidad Autónoma Metropolitana de la Ciudad de México que había pasado cuatro años ayudando a las comunidades indígenas del estado de Guerrero a mejorar sus prácticas agrícolas. Sin embargo, en 2016, los soldados detuvieron y acusaron falsamente a uno de sus colegas de estar involucrado con narcotraficantes o narcos. “Fuentes Ponce abandonó el proyecto por razones de seguridad. Perdió todos sus datos y nunca vio los resultados de su trabajo”, agrega la investigación a cargo de Emiliano Rodríguez Mega.

“Los científicos están presenciando los efectos colaterales de algo que ha transformado profundamente el resto del país, dice Arnulfo Blanco García, un ecólogo de restauración en la Universidad Michoacán de San Nicolás de Hidalgo en Morelia.

Asimismo, se dio a conocer que las colaboraciones internacionales también han sufrido una parálisis por el crimen organizado.

Hace tres años, Bryan Fry, un investigador de veneno en la Universidad de Queensland en Australia, y sus colegas mexicanos tuvieron que dejar de visitar una cueva en su sitio de campo cerca de Cuernavaca, donde estudiaban murciélagos vampiros (Desmondus rotundus). Una ruta de tráfico de drogas recorre el área, y los combates entre los cárteles y los militares hicieron que el trabajo de campo fuera extremadamente peligroso, especialmente de noche.

El equipo estaba estudiando un péptido en el veneno de los murciélagos que podría tener aplicaciones médicas, como ayudar a curar las partes del cuerpo unidas o el tejido trasplantado. Los investigadores querían buscar variaciones del péptido que pudieran actuar más rápido y durar más tiempo, pero eso significaba que necesitaban estudiar más murciélagos. Fry y sus colegas no pueden regresar a la cueva cerca de Cuernavaca, por lo que está considerando cambiar su trabajo de campo a Costa Rica. Pero obtener los permisos para comenzar a buscar la cueva correcta puede demorar hasta dos años.

«Es un inconveniente para mí», dice Fry. Pero para los investigadores mexicanos es absolutamente desgarrador; su país les está siendo negado», agrega otro fragmento del reportaje.

A la situación se suma el caso de Luis David Alcaraz, un investigador de genómica microbiana en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Ciudad de México. La ciencia es conocida como «biología vial», donde los investigadores realizan un muestreo a lo largo de las carreteras principales para evitar encuentros riesgosos en áreas más aisladas. «Los narcos nos despojaron de nuestra vena exploratoria», finaliza Alcaraz.

DATOS EXTRAS

El Observatorio de Rayos Gamma HAWC

HAWC está construido en una de las laderas del volcán Sierra Negra, cerca de Puebla, México. Se encuentra a una altura de aproximadamente 4100 metros sobre el nivel del mar. HAWC es usado para realizar un estudio general del cielo en las energías entre 100 GeV y 100 TeV

Con información de El Sol de Puebla / Karen Meza

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Últimas Noticias