La marina y el ejército vs sociedad civil organizada del Bukanas

Los rivales de los campesinos y el Bukanas son los militares y los marinos, que desde hace muchos años han tenido una debacle en popularidad, pero haré una pequeña comparación.

Por: @LaChef10

Desde hace meses salió un apodo que muchos de mis amiguitos y compañeros de pluma para el Incorrecto conocen muy bien y es el nombre de El Bukanas. Por desgracia no es el whisky, es el apodo de uno de los principales huachicoleros de Puebla, que a palabras y tlacoyos del periodista Arturo Rueda “son simples y mundanos campesinos que trabajan sus parcelas para sobrevivir”.

Esos simples campesinos, quienes muy al estilo de Los Bervely Ricos, “sobreviven” al encontrarse por casualidad unos ductos de PEMEX (si en verdad fue casualidad eso postes amarillos que ponen de peligro y el sello de Petróleos Mexicanos son puras mentiras e inventos de las autoridades como el chupacabras).

A estos señores se les hizo fácil comenzar a ordeñar los ductos, pues la ganancia es mayor al 500% y realmente la inversión es muy poca; ante esto tengo que decir que algunos fueron obligados por la falta de inversión en el campo o porque alguien les pasó un mensaje muy similar al de nuestro querido vocero Javier Lozano “o copelas o cuello”.

Algunos obligados y orillados por la falta de comercialización en los productos del campo, pero otros simplemente por huevones. Sí, señores, no se engañen. Este mal se hizo por huevones, personas que querían ganar mucho dinero sin tener que trabajar y ahora el miedo de no poder terminar el tercer piso de sus casas los pone nerviosos.

El señor “El Bukanas” se dio cuenta que en la sierra vecina Veracruz existían mucha gente con ganas de no trabajar, muy a la canción de Don Chava Flores “A qué le tiras cuando sueñas mexicano”. Entonces, decidió que debían agruparse y tener un líder al que le dieran parte de esas excesivas ganancias, que sería en trueque por obtener seguridad, armas y equipo de comunicaciones para optimizar su trabajo, poco le faltó para ofrecerles hasta seguro social, prestaciones, fondo de ahorro y hasta jubilación.

Una propuesta que hasta los que si tenían trabajo se vieron obligados a pensar. Por una y mil respuestas: a quién le cae mal una lanita extra, trabajar menos y ganar más; tener más libre para ver a mi familia; poder tener más dinero para construir, comprar carros o pagar las deudas. Cuando se buscan pretextos, los motivos sobran.

Todo esto ocasionó que las últimas semanas se calentara la zona de Ciudad Serdán y Esperanza, para capturar al Bukanas, quien hasta rap ya tiene, pero les hago una ligera pregunta ¿Qué vale más: la táctica, la inteligencia, el armamento o el número de integrantes?

Si analizamos esto, los rivales de los campesinos y el Bukanas son los militares y los marinos, que desde hace muchos años han tenido una debacle en popularidad, pero haré una pequeña comparación.

Los marinos y militares tienen táctica, el Bukanas y compañía no.

En inteligencia, ambos están tablas.

En armas, para bien o para mal, cuentan con la misma capacidad, lo que me obliga a preguntar ¿cómo llegaron estas armamentos de uso exclusivo del Ejército a estos bad hombres?

Pensemos que fueron nuestros vecinos gringos y que su loco presidente venden a diestra y siniestra todos estos juguetitos.

Pero, ya ni hablemos de cómo han aprendido a ocuparlas, porque sería lo mismo que preguntarnos el cómo les llegaron.

Queda una última característica: la del número de integrantes.

Supongamos que se juntan policías municipales y estatales, militares y marinos, ni así se puede comparar estas tres corporaciones con los cientos o miles de pobladores de las comunidades en las que se busca al Bukanas.

Aquí es en donde la pelea se vuelve dispareja, pues los cuerpos de defensa se sienten inseguros, no saben si disparar o no, si atacar o no, si golpear o no, pues los pobladores que defienden al Bukanas siguen siendo pobladores con derechos humanos, que deben respetarse a pesar de estar defendiendo a un criminal.

La pregunta es que necesitan hacer para poder vencer y atrapar al Bukanas, ¿Cómo convencer a los pobladores que este líder huachicolero es malo a pesar de todos los beneficios económicos que les ofrece?

Porque es precisamente la gente quien no deja de apoyar al narco y a su gente, no deja de pasarles pasarle información para poder escapar a las redadas y operativos del ejército.

No sólo con buenas intenciones podrán terminar con este mal. Tal vez necesitamos que baje el precio de gasolina, que les den apoyos a la gente para mejorar su calidad de vida, que se castiguen a todos los personajes relacionados con el huachicol y que Pemex mejore sus procesos para detectar las ordeñas de ductos.

Como leen son simples y locas ideas, tal vez alguna de ellas ya la pensaron, o simplemente sean spoilers.

Sin más que decir mis lectores los espero la próxima semana.

XOXO.

Para dudas, aclaraciones, contrataciones y acoso laboral, me pueden seguir en @LaChef10 o mandarme un correo a [email protected] y con gusto les paso algunas de mis recetas.