17.7 C
Puebla
lunes, mayo 2, 2022
spot_img

Entre lágrimas dan último adiós a escuelas que serán demolidas por afectaciones del sismo

A unos días del terremoto, en una mañana gris y lúgubre, donde el cielo presagia tiempos de lluvia, el docente Juan Araujo sale a la calle tras una junta de docentes.

Debes leer

Durante más de un siglo fungieron como instituciones educativas. Han visto pasar por sus corredores cientos de generaciones de alumnos. Hoy la nostalgia de quienes ocuparon sus aulas los lleva a firmar agradecimientos en sus paredes y charlan con el edificio que nunca más volverá a ser escuela.

Las construcciones históricas que hasta la semana pasada albergaron a la primaria Héroes de la Reforma en la 11 Sur y 11 Poniente, así como a las Leona Vicario y Juan N. Méndez en la 5 Poniente, casi esquina con la 11 Sur, serán entregadas al Instituto Nacional de Antropología e Historia tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

Ex alumnos charlan con su ex escuela

Una imagen singular atrae la vista de propios y extraños. Decenas de jóvenes escriben mensajes en los muros de la fachada del edificio que albergó tres escuelas: las primarias Leona Vicario y Juan N. Méndez así como la secundaria número 5.

Se trata de una construcción que data de 1908, según consta en una placa conmemorativa que fue inscrita en 1958, cuando se celebró el Jubileo de Oro, del entonces Instituto José María Manzo.

Una extraña similitud surge entre la placa conmemorativa del ex instituto y los mensajes de los ex alumnos de la actualidad. En ambos casos agradecen su formación académica.

“Los ex alumnos veneramos, admiramos tu presente, y tenemos fe en tu porvenir”, reza la placa de hierro de mediados del siglo pasado, incrustada en sus paredes.

Gracias a la primaria Leona Vicario por todas las generaciones brindadas, todos somos leones. Gracias por todo, atentamente Fernando. Aquí estudié, generación 2000 – 2006”, se lee en los mensajes de la actualidad, escritos con plumón negro sobre una pared pintada de verde.

Diferentes generaciones, la misma gratitud a una institución cuyos muros guardarán para la posteridad voces, recuerdos, añoranzas, educación.

Pero… “Yo que ustedes no me paraba allí”

El terremoto del martes 19 de septiembre dañó severamente los muros de esta construcción considerada histórica.

Juvencio Cruz Silva es un docente de apoyo en la secundaria vespertina número 5. Con expresión de asombro advierte a ex alumnos y periodistas que tengan cuidado porque el resto de la cornisa podría venirse abajo.

Yo que ustedes no me paraba allí. En el terremoto se cayó parte de la cornisa sobre unos autos, imagínense lo que le haría a una persona”, subraya.

Es el único docente que accede a hablar sobre los daños del terremoto. Revela que hay afectaciones en los rieles que soportan los pisos de los salonescuarteaduras en las cúpulas de los pasillos, grietas en las escaleras y paredes, así como daños fuertes en el auditorio.

Desde Jiménez Morales se planteó reubicar a alumnos

La escuela Héroes de la Reforma está acordonada. Desde la reja de seguridad que divide la acera de la avenida 11 Sur se observan arreglos florales y veladoras colocadas por los familiares de una mujer y una alumna de preescolar, quienes perdieron la vida durante el terremoto del pasado 19 de septiembre.

En breve esta construcción de más de un siglo de antigüedad será entregada por la SEP al INAH. No habrá más alumnos, ni maestros, solo el recuerdo de la tragedia ronda por sus pisos y muros.

A unos días del terremoto, en una mañana gris y lúgubre, donde el cielo presagia tiempos de lluvia, el docente Juan Araujo sale a la calle tras una junta de docentes.

Tiene más de 20 años en este plantel, por lo que sabe que desde los tiempos del exgobernador Guillermo Jiménez Morales se ha planteado la reubicación de la secundaria.

Una de las alas y el auditorio es lo más dañado. Los torreones sí los tendrían que quitar porque esos sí corren peligro de venirse abajo”, comparte.

En la opinión de este maestro hay posibilidades de recuperar el edificio, que ya no albergará educandos. Tal vez se convierta en un museo y una vez restaurado sea el presagio de tiempos venideros.

Fuente: E-Consulta

- Advertisement -
spot_img

Últimas Noticias