13.9 C
Puebla
viernes, julio 1, 2022
spot_img

La dirigencia estatal de Morena es un cero a la izquierda

El líder espurio de Morena tampoco ha encomendado a su coordinador de regidores, el pillastre Leobardo Rodríguez, para defender a su jefa Claudia Rivera y contratacar a través de sendas denuncias contra Luis Banck y Tony Gali, los últimos dos alcaldes panistas en la capita

Debes leer

La lucha intestina de sus grupos en contra del gobernador Miguel Barbosa y su equipo de trabajo han convertido al Comité Ejecutivo Estatal morenista es un jarrón chino sin oficio ni beneficio

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Espuria e inútil, la dirigencia estatal de Morena en Puebla es un verdadero cero la izquierda que no tiene ningún peso específico en el tablero político del estado a pesar de ser el partido en el poder y de controlar la mayoría en el Congreso local.

La lucha intestina de sus grupos en contra del gobernador Miguel Barbosa y su equipo de trabajo han convertido al Comité Ejecutivo Estatal morenista es un jarrón chino sin oficio ni beneficio.

Y es que, el líder charro Aristóteles Belmont, quien es un verdadero desconocido para los militantes del Movimiento Regeneración Nacional y un alfil más de Alejandro Armenta, carece de un liderazgo y de capacidades destacables para organizar, defender y liderar a la militancia lopezobradorista en Puebla.

Ver: Puebla revive

Tres hechos dibujan de cuerpo completo la nula injerencia de la dirigencia estatal y del fantasmal Belmont Cortés.

Atendiendo solo a los intereses y caprichos del expriista Armenta Mier, el Comité Estatal de Morena y su espurio secretario de Organización con funciones de presidente han sido incapaces de defender a sus gobiernos, tanto estatal como municipales, de todos los ataques de la oposición en diferentes sentidos.

No pasa desapercibida la estrategia de brazos caídos del CEE morenista cada vez que los morenovallistas como Genoveva Huerta, Jorgito Aguilar Chedraui, Mónica Rodríguez de la Vecchia o Oswaldo Jiménez, se han abalanzado en contra del gobierno de Barbosa Huerta en casos como la liberación del campus de la Udlap, la estrategia de desestabilización con temas de inseguridad y otros asuntos públicos que los huérfanos del siniestro Rafael Moreno Valle han utilizado para atacar sistemáticamente al Ejecutivo local y al mandatario poblano.

Resulto ilógico no culpar a Alejandro Armenta, quien ahora le mueve la cola a Miguel Barbosa para ganarse sus simpatías rumbo a la sucesión del 2024, como el principal responsable de que el liliputiense Aristóteles Belmont “haya dejado morir solo” al primer gobernador emanado del Movimiento lopezobradorista.

El Comité Ejecutivo Estatal de Morena no ha puesto el pecho por Barbosa ni por su gobierno ni un solo día y eso es evidente.

Una segunda eventualidad que define el letargo en el que cayó la dirigencia estatal morenista y su líder charro es la inexistente respuesta, a la fecha, de las denuncias presentadas por el diputado federal Mario Riestra y por el presidente del Comité Municipal del PAN en la capital, Jesús Zaldivar, en contra de Claudia Rivera por vandalizar las instalaciones del CDM y por el escándalo del fraude y desfalco de las despensas entregadas por el Sistema Municipal DIF durante el impresentable trienio de la exedil.

A pesar de ser una causa perdida por las evidencias de todas las irregularidades que condenan a Rivera Vivanco y a su grupo de pillos que desfalcaron las arcas del Ayuntamiento de Puebla, Belmont Cortés ha hecho también “oídos sordos” a las acusaciones hechas por los panistas en contra de una de sus militantes más notables y con quien Alejandro Armenta tiene fincada una alianza para los comicios del 2024.

Belmont tampoco ha querido dar la cara por la impresentable exalcaldesa, quien también fue la primera mujer en encabezar en la Angelópolis un gobierno emanado de la izquierda.

Ver: Medias verdades y mentiras completas sobre la última cuenta pública de Claudia Rivera

Es más, el líder espurio de Morena tampoco ha encomendado a su coordinador de regidores, el pillastre Leobardo Rodríguez, para defender a su jefa Claudia Rivera y contratacar a través de sendas denuncias contra Luis Banck y Tony Gali, los últimos dos alcaldes panistas en la capital.

¿Será que los nexos con el morenovallista tanto de Belmont como de “Robardo” Rodríguez los condena?

El llamado tuvo que venir, de manera sorprendente, del gobernador Barbosa para denunciar a Gali Fayad y Banck Serrato y con ello “empatar” las circunstancias en la ciudad de Puebla.

Un tercer hecho que desnuda a la inútil dirigencia del Movimiento Regeneración Nacional, y que también es un revelador mensaje político, fue la falta de unidad en entre los consejeros estatales del partido que quedó evidenciado durante el cuarto informe de labores del senador Alejandro Armenta celebrado este fin de semana.

Al encuentro encabezado por el ahijado de Mario Marín y cuya convocatoria quedó a cargo de Belmont solo llegaron 47 de los 120 consejeros morenistas.

Ni la mitad de los consejeros quisieron escuchar las mentiras y verborrea de Armenta Mier.

Al decir del periodista Fermín Alejandro García, el líder de Morena en Puebla fue incapaz de reunir al Consejo Político en su totalidad, pues solo asistió el ala identificada con Claudia Rivera, mientras que los miembros identificados con Gabriel Biestro, Mario Bracomonte, Ignacio Mier y Eric Cotoñero decidieron hacerle el vació al priista infiltrado en la 4T.

Es decir, Aristóteles Belmont es un político irrelevante que ha convertido a Morena a nivel estatal en un cero a la izquierda.

Cuánta razón tuvo Miguel Barbosa en preguntar en su momento “¿Quién es Aristóteles Belmont?”.

Lo cierto es que ni en su casa lo conocen.

Ver: La justicia llegó para los estudiantes asesinados en Huejotzingo

Un invento más de Armenta y Claudia Rivera.

Nada de qué sorprenderse.

A ver cómo arreglan ese despropósito en el 2024.

- Advertisement -
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias