20.3 C
Puebla
lunes, octubre 18, 2021
spot_img

Lilia Cedillo hace historia en Puebla

La tarea de corregir el daño que el actual rector le ha provocado a la Universidad Autónoma de Puebla será enorme, pero durante su campaña, Castillo Ramírez demostró que está a la altura de las necesidades con una postura firme para trabajar por la institución

Debes leer

La Doctora Lilia Cedillo ingresará a las páginas doradas de los anales del estado al convertirse en la primera mujer en encabezar la rectoría de la BUAP tras 434 años de su fundación

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Ingresar a las memorias de la historia es bastante complicado.

Hacerlo como mujer en una sociedad marcada por el pacto patriarcal lo es aún más.

El 20 de septiembre del 2021 será recordada como la fecha en la que una poblana creó un nuevo capítulo en la historia de Puebla.

Ver: Lilia Cedillo, Miguel Barbosa y Alfonso Esparza

La Doctora Lilia Cedillo ingresará a las páginas doradas de los anales del estado al convertirse en la primera mujer en encabezar la rectoría de la BUAP tras 434 años de su fundación en el muy lejano 15 de abril de 1587.

Tuvieron que pasar más de cuatro siglos para que la Universidad Autónoma de Puebla le abriera las puertas al género femenino para dirigir a la institución, la cual siempre fue dominada por hombres.

El pacto patriarcal al fin se rompió en la Benemérita poblana.

La futura rectora de la BUAP comerá en la misma mesa que Ana Teresa Aranda, la primera mujer en ser candidata al gobierno de Puebla; de Blanca Alcalá, la primera alcaldesa de Puebla capital; de Ana Lucia Hill, la primera mujer en ser secretaria de Gobernación estatal; y de Nora Merino, la primera mujer en presidir el Congreso del estado.

Mesura en su andar y conservando siempre su perfil académico, Cedillo Ramírez demostró que no se necesita envolverse en la bandera del falso feminismo ni explotar su género como único argumento para convencer conciencias ni mover lealtades.

La exdirectora del Centro de Detección Biomolecular jamás tuvo que recurrir a los lugares comunes en las que muchas han caído y que piensan que por su condición de desventaja ante una sociedad controlada por hombres merecen, sin trabajarlos, espacios en la escena pública; por el contrario, la rectora electa se ganó cada una de los más de 72 mil votos con los que ganó la elección por su gran trayectoria al servicio de la universidad y por presentar una plataforma diferente y a la altura de los tiempos turbulentos por los que atraviesa la BUAP.

Cedillo Ramírez será la única mujer en pertenecer al “pomposo” Consorcio Universitario, el cual había sido un Club de Toby conformado por los rectores de las principales instituciones de educación superior del estado.

Ver: El ridículo G5 del Congreso: se quitan las máscaras los diputados traidores de Morena

No solo eso, la próxima rectora de la Benemérita poblana se convertirá en una de las voces femeninas autorizadas más importantes de la entidad poblana.

Una líder de opinión y una de las mujeres más importantes de Puebla.

La rectora de la BUAP a partir del 4 de octubre tendrá la misión de regresarle el estatus de Benemérita a la Universidad Autónoma de Puebla.

El reto de Lilia Cedillo será enorme, pues sobres sus hombros recaerán no solo los problemas internos y escándalos que le heredará el impresentable Alfonso Esparza, también todas las esperanzas de una nueva generación quienes ven a las mujeres como personas más capaces y honestas que tienen la empresa de reivindicar cada uno de los espacios de la sociedad, como lo es la academia, que durante mucho tiempo se ha negado a cederles los puestos de primer nivel.

No solo eso, la Doctora Lilia tendrá que conformar un equipo de trabajo con paridad de género para enaltecer esta nueva era en la máxima casa de estudios de Puebla.

También deberá generar mejores condiciones para las alumnas que durante la ignominiosa era de Esparza Ortiz fueron ignoradas y revictimizadas ante los constantes acosos y hostigamientos por parte de sus compañeros de aulas, y, aún más preocupante, por los propios maestros.

La rectora deberá ser la voz de todas las víctimas de la BUAP y ser impecable en su actuar al condenar y sancionar estos hechos que fueron solapadas y encubiertos desde la rectoría de Alfonso Esparza.

Sin lugar a dudas, la tarea de corregir el daño que el actual rector le ha provocado a la Universidad Autónoma de Puebla será enorme, pero durante su campaña, Castillo Ramírez demostró que está a la altura de las necesidades con una postura firme para trabajar por la institución de la mano de todos los órdenes de gobierno.

Ver: El bipolar Armenta revienta contra AMLO por el aumento de recursos para Puebla

El reto está ahí y Lilia Cedillo está preparada para asumirlo.

La futura rectora de la BUAP ya forma parte de la historia de Puebla.

Una mujer más que este 2021 entra a las memorias doradas del estado.

- Advertisement -

Últimas Noticias